Dr Hector Forero | Caso de paciente
77
single,single-post,postid-77,single-format-standard,qode-quick-links-1.0,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,hide_top_bar_on_mobile_header,transparent_content,qode-theme-ver-11.0,qode-theme-bridge,wpb-js-composer js-comp-ver-4.4.2,vc_responsive

Caso de paciente

Quiero compartir con ustedes un caso de un paciente, a quien atendí esta semana en mi consulta, e intentaré hacerlo desde el punto de vista humano, más que médico.

Manuel tiene unos 50 años, con las mismas preocupaciones laborales y personales como cualquiera de nosotros; llegó al consultorio para un chequeo de rutina ya que solo le molestaba el tener los ojos algo irritados y sin ningún otro antecedente de tipo familiar o personal.

En el examen que le hice se encuentra que su visión es buena con los anteojos y sus ojos se ven bien en la parte externa; pero al tomar la presión ocular la encuentro en 25 , en la gonioscopia,  veo que el ángulo está abierto con la malla  trabecular pigmentada,  y al ver el fondo de ojo a nivel del nervio óptico y en la retina,  encuentro características que me hacen sospechar que existe una alta probabilidad de tener daño de fibras nerviosas, es decir,  un glaucoma de Angulo abierto.  Le conté al paciente que podría tener esta enfermedad y en el instante no noté que se sintiera preocupado.

Le ordené que se hiciera unos exámenes simples y me los trajera para corroborar si podría tener la enfermedad y en qué estado de gravedad estaba.

Muy pronto volvió con los exámenes y le noté mucha preocupación por lo que había leído en los resultados, además sin entender mucho lo que decían.

En efecto los exámenes me decían que sí podría tener glaucoma y que era necesario iniciar un tratamiento para controlarlo.

En ese momento me manifestó su gran preocupación por lo que había visto en internet sobre esta enfermedad, creía que se podía quedar ciego en forma muy rápida y no estaba durmiendo bien;  de verdad se le notaba.

Me tomé todo el tiempo necesario para decirle que lo que había leído en Google no era del todo cierto y que se le podía controlar y que lo más probable era que nunca este glaucoma lo dejara ciego o incapacitado.

Hay varios tipos de glaucoma que dependen mucho del diagnóstico temprano que se hace.  Entre más rápido se detecte mejor oportunidad hay de controlar los cambios que con el adecuado tratamiento pueden pasar inadvertidos.   En cambio, si Manuel no hubiera estado en esta consulta oportunamente lo más probable hubiera sido que el glaucoma avanzara en forma extrema y su vida seguramente sí se hubiese podido ver afectada por la restricción del campo visual.

Por supuesto le recalqué a Don Manuel que de ahora en adelante era muy importante ser muy juicioso en la aplicación de gotas y en el seguimiento de exámenes para mantener la presión ocular en bajos niveles para que los nervios del ojo se protejan y no se deterioren.

Con este corto relato solo quiero dar varias enseñanzas:

  1. Es importante que los adultos mayores de 40 años se realicen un chequeo de rutina con un oftalmólogo así no tenga ningún síntoma.
  2. No crea todo lo que lee en internet ya que en este solo se dicen generalidades y no le dice exactamente su enfermedad particular.
  3. El glaucoma no se cura, pero existen ya muchas formas de controlarlo.
  4. Una vez hecho el diagnóstico de glaucoma es muy importante no descuidarse; puede llevar una vida normal pero siguiendo las indicaciones del oftalmólogo de por vida.
Tags:
, ,
No Comments

Post A Comment